QUICK TIPS - RAW VS JPG BY JAXON MEDIA GROUP

RAW y JPG son dos archivos de imagen que puede generar una cámara. Cada uno tiene aplicaciones diferentes y en este video te mostraremos qué son y cuándo usar cada uno.

JPG es un archivo comprimido que se procesa dentro de la cámara, es decir, que las fotografías que tomes ya tendrán una ajuste en color, temperatura y contraste que nativamente dan las cámaras digitales. En caso de querer editarla no tendremos tanta libertad porque ya está procesada.

RAW es un formato más pesado por el hecho de que captura toda la información sin procesarla y obtendremos una imagen plana, sin contraste y con mucha más información contenida en el archivo para detalles en luces y sombras, lo cual la hace excelente para editar con más posibilidades.

Te Recomendamos utilizar RAW para:

  1. Foto documental: Si, por ejemplo, las condiciones de luz son difíciles, tenemos mucho espacio para recuperar la foto en edición. Puede ser en útil en eventos sociales como bodas, graduaciones o cuando no tienes control de lo que pasa con la iluminación.

  2. Paisajes: los exteriores son complicados por que puede haber muchas luces y sombras, sin embargo, con tus fotos en formato RAW tendrás más posibilidad de capturar detalles en todas estas partes muy claras o muy oscuras.

  3. Shootings: aún cuando estamos en ambientes controlados, es muy interesante lograr diferentes atmósferas con una misma foto; El RAW nos da mucha libertad creativa para pintar la imagen como queramos.

Cuando utilices JPG, hazlo para:

  1. Ráfagas: La ráfaga es la configuración de nuestra cámara para que tome una sucesión de muchas fotos, esto es muy útil para eventos deportivos o cuando las acciones pasan muy rápidamente. Los procesadores de las cámaras tienen un límite, y las ráfagas en RAW harán que la cámara se detenga y no pueda hacer más fotos hasta que las alcance a leer, lo cual es inconveniente si queremos captar momentos irrepetibles.

  2. Muestras inmediatas para clientes: Cuando las fotos urgen y no habrá tiempo de editarlas, se puede configurar el RAW+JPEG y así tendremos la imagen procesada y la no procesada pero en este caso habrá que prepararse con mucho espacio en nuestras memorias por que cada foto estará haciéndose al doble.

Depende del gusto de cada fotógrafo usar uno u otro formato, lo importante es entender la situación en la que haremos fotos y lograr los mejores resultados posibles con el equipo a nuestro alcance.